Euskadi quiere extender las zonas de bajas emisiones a los municipios de menos de 50.000 habitantes

El Gobierno vasco tiene como objetivo extender las zonas de bajas emisiones a los municipios de menos de 50.000 habitantes para mejorar la calidad del aire en los próximos seis años.

La ley estatal obliga a establecer estas zonas con restricciones al paso de vehículos contaminantes en los municipios grandes, y se comenzará a implementar este año de forma progresiva en las capitales vascas hasta el año 2030.

El Gobierno vasco pretende ir más allá y extender esta medida a los municipios con una población inferior a la establecida por la ley, aunque se refiere a «fomentar» en lugar de establecer de forma obligatoria estas zonas.

Esta medida forma parte del Plan de Calidad del Aire de Euskadi 2030 elaborado por el Gobierno vasco y actualmente en período de exposición pública.

El plan busca reducir la contaminación atmosférica en los próximos años y prioriza la renovación del parque de vehículos contaminantes por opciones más sostenibles como los vehículos de gas natural o eléctricos. También se enfoca en impulsar las infraestructuras de recarga para vehículos eléctricos y promover el uso del transporte público mediante descuentos e incentivos fiscales. Asimismo, se plantea desarrollar Planes de Transporte Sostenible para los lugares de trabajo, tanto en el sector público como en empresas con un número significativo de empleados. El plan también destaca la importancia de la inserción y desarrollo de la infraestructura verde en la planificación territorial y urbanística, especialmente en un contexto donde se han generado controversias por la tala de árboles en ciudades como Bilbao o Donostia para llevar a cabo ciertas obras. Además, se centra en potenciar la eficiencia energética y el uso de energías renovables en los sectores residencial e industrial.

La educación de la ciudadanía es fundamental para concienciar sobre la importancia de mantener una buena calidad del aire, debido a su impacto en la salud, en el calentamiento global a corto plazo y en el coste económico asociado. Un informe de la Alianza Europea de Salud Pública (EPHA) cuantifica los costes de la contaminación atmosférica, incluyendo el valor monetario de la muerte prematura, el tratamiento médico, las jornadas laborales perdidas y otros costes sanitarios derivados de los contaminantes del aire más perjudiciales. Este informe destaca que el coste medio anual por ciudadano europeo es de 1.276 euros, variando según la ciudad, siendo más alto en las grandes urbes, áreas densamente pobladas y zonas con menor poder adquisitivo. En el caso de Bilbao y Donostia, los costes asociados son inferiores a la media europea y estatal, con 917 euros al año por habitante en Bilbao y 858 euros al año por habitante en Donostia, frente a la media estatal de 926 euros al año. Estos datos subrayan la necesidad de tomar medidas para mejorar la calidad del aire y evitar los costes económicos asociados a la contaminación atmosférica.

En resumen, el Gobierno vasco ha establecido cinco ejes estratégicos que se desglosan en once líneas de actuación, con un total de 28 acciones que involucran a diferentes departamentos del Gobierno vasco. El presupuesto global para el periodo 2024-2030 es de 45,66 millones de euros, con siete millones destinados a líneas de acción específicas. Este plan, liderado por el Departamento de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente, se ejecutará de manera transversal entre los distintos departamentos del Gobierno vasco, con el objetivo de mejorar la calidad del aire y promover un entorno más sostenible para todos los ciudadanos.

¿algún dato desactualizado Si quieres escribirnos para cualquier consulta sobre las zonas de bajas emisiones, este es nuestro correo electrónico de contacto.