Las Palmas de Gran Canaria y sus siete zonas de bajas emisiones donde se restringirá el tráfico de vehículos contaminantes

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria estudia siete zonas de bajas emisiones para restringir el tráfico en la capital grancanaria.

Los primeros pasos se darán en la zona de Alcaravaneras, donde la idea de crear una supermanzana se transformó finalmente en una zona de bajas emisiones. También están en estudio la franja de Guanarteme, que discurre paralela a la playa de Las Canteras, y los barrios de Schamann, La Isleta, Arenales y Vegueta.

No obstante, en el caso de la capital grancanaria, la única opción susceptible de cumplir el plazo de tener una zona de bajas emisiones antes de 2023 será la supermanzana de las Alcaravaneras, dentro de los límites marcados por las calles Luis Antúnez, Blasco Ibáñez, Valencia y Manuel González Martín. Apenas una ligera modificación del proyecto original, se propone una zona de tráfico tranquilo y cerrada a los coches, excepto a los residentes, vehículos de emergencia, transporte público y vehículos no contaminantes. En este caso, la velocidad máxima se puede limitar a diez kilómetros por hora. Para el resto de propuestas, el ayuntamiento quiere que el gobierno central de España apruebe una prórroga, ya que aunque la norma dice que las zonas de bajas emisiones tiene que estar listas el 1 de enero de 2023, ya hay varias localidades que han pedido prórrogas porque ni siquiera tiene los proyectos preparados.